Por: Cristian Bonilla, Director del Campus Creativo

A pocos días de haber comenzado la fiesta mundial por el trofeo más prestigioso de selecciones, ha saltado la polémica en CR sobre la posibilidad de ver en televisión abierta los partidos de Rusia 2018

Esta es la primera vez que los ticos no tienen la totalidad de la Copa del Mundo en televisión abierta, lo cual ha provocado una serie de quejas en las redes sociales. Sin embargo, estas quejas son infundadas y requieren entender cómo funciona el tema de derechos de televisión.

Algo que ya es normal en todo el orbe, desde que, a inicios del 2000, la FIFA tomó el control de la producción, comercialización y licenciamiento de los derechos televisivos de la Copa del Mundo.

Desde el Mundial de Alemania 2006, los países de Latinoamérica han visto como la tradición de ver el mundial ha quedado a expensas de comprar un derecho a un tercero para ver todos los partidos; (SKY de México a Panamá o DIRECTV de Colombia hasta Tierra del Fuego) o bien, disfrutar en televisión abierta solo los partidos de la selección local, inauguración, semifinal y la gran final; aun así, pagando sumas cuantiosas, pero manejables para una televisora.

Además, recientemente el “New York Times” hizo una investigación sobre la adjudicación de estos derechos a una subsidiaria de Televisa, con lo cual tienen “monopolizado” el asunto. (Lo cual encarece el costo a cifras ridículamente altas).

Lo que tradicionalmente ha sucedido en Costa Rica, es que las dos televisoras más importantes se dividen los costos de inversión y cada una comercializa la pauta publicitaria con el afán de recuperar lo invertido y generar ganancias. Sin embargo, en esta ocasión REPRETEL no quiso entrar al negocio y le dejó la exclusividad a TELETICA, pero también el compromiso económico por cumplir con la meta de cubrir la inversión y generar ganancias.

Todo esto sucede en medio de la contracción del mercado de la publicidad en los medios masivos; lo cual ha provocado despidos masivos en los principales medios del país (TELETICA, REPRETEL, LA NACION, etc.) y un cambio completo en la forma de ver televisión, ya que las nuevas generaciones consumen contenido “on demand” por medio de plataformas conectadas a sus teléfonos celulares.

De ahí que la “fórmula” para llegar al número mágico de recuperación de la inversión (ROI para los más puristas de finanzas) pasó por dejar la mitad de los partidos para el canal TD Más (exclusivo de Cable Tica) y con la posibilidad de ver vía wifi dicha señal por un monto de US$5.60 mensual.

La inversión que hizo Teletica Canal 7 es confidencial, pero si partimos de referencias extranjeras podríamos dimensionar el costo económico que conlleva tener estos derechos.

Según información de La Nación de Argentina, la televisora pública de este país pagó US$18 millones por 32 partidos del Mundial de Brasil 2014. (Incluidos los partidos de la albiceleste, inauguración, semifinal y final). Es decir, que si hubieran pagado los 64 partidos la cifra hubiera rondado los US$36 millones. El precio también toma como referencia la población a la cual va dirigida, que en el caso argentino anda por 43.6 millones de personas; es decir que el costo sería de US$1,21 por habitante.

Si partimos de ese cálculo, el costo para Costa Rica superaría los US$6.66 Millones. (Casi 3.770 millones de colones). Ahora bien, recordemos que Televisora de Costa Rica también compró los derechos de radio (que compartió con Radio Columbia) y streaming vía Wifi; por lo cual, la cifra final de inversión sería superior.

Además, debe sumarse el costo de producción de los espacios informativos desde Rusia, derechos por tener periodistas en la cancha, costo operativo de personal, viáticos y toda la logística general que esto conlleva. Un monto que perfectamente andarían en US$1 Millón adicional.

Lo que suceda en este mes a nivel comercial para TELETICA dependerá si el Mundial de Qatar 2022 será transmitido al menos 50% en televisión abierta o sucederá al igual que el resto de la región donde solo se pasan 15 partidos como máximo.

De ahí, que las quejas y demás berrinches de los televidentes porque solo pueden ver 34 partidos “gratis” será un grato recuerdo de una dura realidad que afrontan las televisoras en el Siglo XXI.

Sigamos conversando del tema en twitter, puede contactarme en mi usuario @productorcr