Los costarricenses están a la expectativa con la implementación del Impuesto del Valor Agregado (IVA), que entrará en vigencia el 01 de julio del 2019 según lo establecido en el plan fiscal. Este gravamen es una de las medidas que se ejecutarán para hacer frente al déficit fiscal que atraviesa el país. El IVA, es un impuesto indirecto que se aplicará sobre el precio total de algunos bienes y servicios profesionales; es gradual y busca recaudar fondos para disminuir la deuda externa del país. Las tasas van del 1% al 13%, así lo estableció el Ministerio Hacienda. Costa Rica enfrenta un problema fiscal producto de que los gastos son mayores a los ingresos que recibe el estado, por lo que en diciembre se firmó la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, conocida como el plan fiscal. El IVA es la transformación del actual impuesto general sobre las ventas y empezará a regir en cuatro meses, para esto las personas que brindan servicios profesionales, como abogados, dentistas, arquitectos o artistas comenzarán a tributar implementado la factura electrónica. En los últimos días los futuros contribuyentes han aumentado su preocupación, tras la sugerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), de aumentar la tasa de este impuesto al consumo, la renta de personas jurídicas y a la propiedad. Pues para ellos la carga tributaria del país siguen siendo baja. Ante sugerencia del FMI, el Ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, asegura que no está en la agenda implementar más impuestos, además comentó que falta dar información a la ciudadanía, para esto el gobierno publicará un reglamento que ayudará a explicar mejor su aplicación. Para Piza el mayor impacto no es la implementación del IVA, si no la facturación electrónica.​ La reforma fiscal fue aprobada el 04 de diciembre, y en ella se establecen los cuatro grupos porcentuales que se pagará al IVA. Según el Banco Central de Costa Rica, el aumento tendrá un efecto mínimo en la bolsa de los costarricenses La reforma cobrará un impuesto del 13% al consumo de los servicios de streaming que se provee desde el extranjero a plataformas como Netflix, Spotify o iCloud, servicios digitales o de telecomunicaciones y los juegos de azar. Dentro del plan fiscal existen excepciones, que quedarán libres del pago del impuesto, como lo son la educación privada, las zonas francas, y las exportaciones, esto última beneficiaria las empresas nacionales. ​Para Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio de Costa Rica, la implementación del valor agregado, es una carga que va hacer a las empresas más eficientes, les va a permitir generar costos más certeros y ofrecer mejores precios a los consumidores. ​Obtiene el 70% de su dinero de lo que hoy son el impuesto de venta y el de renta. Según datos del Banco Central, este año se espera que el déficit fiscal cierre en 6% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que sería un poco más de ₡2 billones.